Como sobrellevar y ayudarse a superar la pérdida de un ser querido

Afrontar y superar la pérdida de un familiar ó un amigo es uno de los mayores retos que se presentan en la vida. Aunque sabemos en nuestra inteligencia que la muerte algún día llegará,  el dolor que produce puede ser muy profundo y  difícil de resolver.

El impacto de estas pérdidas pueden provocar además de los problemas prácticos y económicos, la confusión y perdida de claridad pueden dar lugar a grandes periodos de tristeza y depresión emocional.

Así como cada “cabeza es un mundo” cada uno de nosotros puede reaccionar de manera distinta ante los hechos de perdida y duelo.

Para ello al parecer nuestras experiencias desarrollan procesos de duelo ó capacidad de recuperación llamado actualmente “Resilencia”.

Sin embargo sólo el paso del tiempo que puede ser desde meses hasta un año, resolverá el duelo. Que dependerá de la forma en que podamos contar con el apoyo de nuestro entorno socia y familiar y de nuestros hábitos que también influyen para superar el dolor.

No hay duración definida para superar el duelo y en algunas personas se puede dar las fases de duelo, aunque en otras se pueden presentar en diferente orden, sin embargo se dice que las fases son:

  • Fase de Negación. Negarse a sí mismo o al entorno que ha ocurrido la pérdida.
  • Fase de Enfado, Indiferencia o Ira: Estado de descontento por no poder evitar la pérdida que sucede. Se buscan razones causales y culpabilidades.
  • Fase de Negociación. Dar un cosa por otra.
  • Fase de Dolor Emocional (o depresión).
  • Fase de Aceptación

Por otra parte es posible que ha causa de un larga enfermedad ó alguna confrontación con el ser querido, se pueda añadir otra “complicación” para superar el duelo. Por lo cual es conveniente reflexionar sobre lo bueno que se tuvo en esa relación y ver desde otra óptica esa circunstancia. Es decir quitar ó retirar cualquier pensamiento negativo para llenar nuestra emoción con las buenas cosas que hemos tenido, como dicen: “No son importantes los minutos de vida, sino los momentos que la vida nos dio.

Si el duelo crea la idea de incapacitarse para realizar las actividades cotidianas, el apoyo familiar y social puede crear un cambio y si es necesario se tendrá que acudir a un profesional de salud mental calificado. Actualmente existen varias posibilidades de “Tanatologos” especialistas en ello en instituciones públicas y privadas.

Por lo pronto existen algunas recomendaciones que hay que tomar en cuenta:

  • Hablar sobre la muerte de su ser querido, Compartir los sentimiento y emociones evitarán  el aislamiento y la frustración de su circulo social al no poder ayudarle.
  • Aceptar las emociones y sentimientos. No rechazar las emociones propias a un duelo como tristeza, rabia ó impotencia, para no luchar contra nosotros mismos ante algo irremediable.
  • Ayudar a los demás, Entender y tener empatía por los otros que comparten una pérdida, fortalecerá sus lazos familiares y le permitirá entender los sentimientos propios a través de los demás.
  • Honrar y celebrar . Recordar los mejores momentos, los lugares visitados y los momentos compartidos, las bromas y situaciones imborrables que se compartieron, recordando y conmemorando los mejor del ser querido, servirá para ir aceptando la pérdida.
  • Ayúdese usted mismo, mantenga un ritmo normal y saludable en cada acción cotidiana. Comer bien, hacer ejercicio y descansar, hacer un esfuerzo de cumplir un día y después otro y asi poco a poco haciendo su mejor esfuerzo. L ayudarán a superarlo y continuar su vida.Sin olvidar jamás a nuestros seres queridos que vivirán por siempre en nuestra memoria y en nuestros mejores recuerdos.

Sección Áurea /JMBP/2017

Share This